De visita en Colombia 2015

Hola lectores

Les cuento que después de un año y 8 meses viviendo en Brisbane, Australia volví a Colombia de visita. Luego de que a mi mamá le negaron la visa, decidí realizar un viaje a Colombia y así atender algunos asuntos médicos también.
Los preparativos para este viaje empezaron 2 meses antes del viaje, con la compra de tiquetes, avisarle a la familia, pedir el permiso en el trabajo y lo más difícil de todo, definir que llevar, porque hasta ese momento me di cuenta de cuantas cosas he adquirido en este tiempo acá y como ahora es imposible empacar tus posesiones en 2 maletas. Y no sólo es difícil definir la ropa que se llevará al viaje, si no los detalles  para la familia, que aunque pequeños porque son muchos, se hace con todo el amor del mundo.
Es mucha la ansiedad que se apoderó de mí cuando se iba acercando la hora de tomar el vuelo y más aún cuando ya iba en camino a mi tierrita querida. En el viaje se presentaron dos retrasos en los vuelos, en New Zeland que tuve que esperar 8 horas y en Chile 6 horas, así que el viaje se demoró más de lo presupuestado y la ansiedad tanto de mi parte como de mi mamá y mi familia crecía cada segundo más y más.
A las 5:30 am, después de un muy largo viaje de unas 51 horas aproximadamente, en el avión nos dieron la bienvenida a Bogotá, COLOMBIA. No se imaginan la cantidad de emociones que sentía, yo no sabía cómo actuar, me dieron unas ganas inmensas de llorar por la alegría de volver a estar en mi país con los míos. Mi mamá viajó a Bogotá con una tía para recibirme. La alegría, emoción o como lo quieran llamar  que sentí al ver a mi mamá es inexplicable, solo caminé con esas maletas tan pesadas lo más rápido posible, para poder darle un abrazo, ese que llevaba tanto tiempo ahí esperando y que me  genero tanta paz y amor.

 

Todo esto se hizo aún mayor, cuando después de 2 días en Bogotá llegue a Medellín, esta hermosa tierra que me vio nacer y crecer. Fue hermoso cuando paramos en el mirador y pude ver todas esas lucecitas como si fuera un pesebre, sentir la alegría y el ambiente que tanto extraño, ver las hermosas montañas y sentir el olor característico de ellas. Esto fue algo fascinante, que se hizo aún mayor cuando llegue a mi casa y desde la esquina pude ver que muchos de mis familiares y amigos estaban afuera, esperándome para darme la bienvenida y demostrarme cuanto me han extrañado y cuanto me quieren. No pude evitar llorar de la alegría y decirles a todos cuanto los amo, es una experiencia única y que siempre llevare en mi corazón (las lágrimas se me salieron escribiendo esto).
Aproveché esta venida a mi país para conocerlo un poco más y viajar, para darme cuenta que aunque en Australia hay cosas hermosas, en Colombia hay lugares inigualables a los cuales no había ido antes, como lo es el desierto de la Tatacoa, los termales de Rivera y Manizales y el parque de los nevados. 

 

 

 

 

 

 
Después de que pasas 2 meses en el país, luego de haber vivido algún tiempo por fuera, caes en cuenta de que lo que antes era el día a día, ya es algo extraño para ti, La ciudad te parece caótica, no entiendes como pueden por ejemplo manejar en una ciudad donde todo el mundo se atraviesa y todos van por lados diferentes y ni direccionales utilizan en alguno casos; te das cuenta de cómo tus hábitos alimenticios han cambiado y de cómo extrañas la comida colombiana; se te hace difícil enfrentar que hay personas que ya no están y que no pudiste darles el último adiós de cerca; que han pasado tantos acontecimientos en tu familia y tú no estuviste; que encuentras personas y situaciones completamente distintas (que muchas veces ni entiendes) y tristemente ves cómo hay relaciones con familiares y amigos que la distancia ha deteriorado y te das cuenta de cómo el otro país y la otra cultura han empezado a hacer parte de ti y  hasta que punto tu perspectiva de vida ha cambiado.

Todos los que volvemos de visita a nuestro país debemos enfrentar el hecho de que tenemos mil visitas o encuentros que debemos y queremos hacer, pero hay un factor determinante que no te lo permite y es el tiempo. Toca prepararse para responder mil veces las mismas preguntas sobre tu vida en el exterior, porque todos quieren saber de cómo es eso por allá y no entienden que para ti también es importante saber sobre ellos y su vida acá. Que difícil se hace explicar algo que simplemente has vivido y que muchas personas no entienden porque no tienen una visión tan general como la que tú ahora tienes, como muchas personas probablemente cuestionan tu estilo de vida y tu forma de pensar en la actualidad, algunas te envidian porque estás viviendo todas esas experiencias y otros simplemente no entienden cómo puedes querer volverte para el otro lado del mundo.
Cuando vuelves a tu país debes aceptar que algunas de las cosas que añorabas y extrañabas realmente no son tan buenas como lo pensabas y que ahora extrañas cosas del otro país, y esto lo digo porque en mi caso, aunque nunca pensé que iba a pasar, extraño la tranquilidad y el silencio de Brisbane, sobretodo en la noche, ya que varios fines de semana me ha tocado dar vueltas y vueltas en la cama porque el ruido de la fiesta en la esquina de la casa o donde la vecina no me dejan dormir.

Eso sí, cuando vuelves a tu país y disfrutas con tu familia, encuentras unos primos, tíos, amigos, etc dispuestos a hacer de todo para poder compartir el mayor tiempo posible contigo, porque no se sabe cuándo vas a poder volver.

 

Cuando todos te hacen sentir tan querida, importante y amada; cuando te reúnes con amigos que hace muchísimos años no veías; cuando valoras mucho más esos detalles pequeños y momentos que antes no les dabas mucha importancia; es cuando se te hace tan difícil enfrentar que tienes que volver a la que ahora es tu vida y que seguirás perdiéndote momentos importantes de la vida de tus familiares y amigos, ya sean momentos malos o buenos.

 

No puedo estar más agradecida con todos los que compartieron este tiempo conmigo, los amo infinitamente. Mi familia es lo máximo!!

 

Si quieren ver un poco de lo que hice y el recibimiento del cual hablo les comparto este video. El video fue actualizado y ahora también incluye la lectura de este artículo y una reflexión adicional.

Además les recomiendo leer el artículo Am I leaving home? or Am I going home?

 

 

 

 

 

Comentarios
¿Te pareció útil o te gustó el artículo?

3 pensamientos en “De visita en Colombia 2015”

  1. Se de lo que hablas. Todos esos sentimientos llegando, y todas las reflexiones durante la visita .Eres muy afortunada por que solo así aprendes a valorar, a crecer ….a vivir
    un abrazo.
    María José Blanco.

     
  2. Muchas gracias por compartir esto; Mi mayor deseo ahora es irme a vivir y estudiar en Australia, ando ahorrando para poderme ir, no se con que me encontrare ni que haré mi primer dia allá, supongo que cuando este un tiempo alla y regrese a visitar Colombia, recordare mucho de tu experiencia. Felicidades!

     

Los comentarios están cerrados.